Pesquisar este blog

domingo, 14 de novembro de 2010

salve neruda

déjame que te hable también con tu silencio
claro como lámpara, simples como un anillo.
Eres como una noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas quando callas porque estás como ausente.
Distante y dolosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto

Nenhum comentário:

Postar um comentário